viernes, 15 de junio de 2012

CARTA AL DESTINO 9 : "La insignificancia y la peregrinación a la carnicería El monje"


Jueves 14 de junio de 2012

Querido amigo,

Esta es una carta en homenaje a la insignificancia, una sensación inevitable que solo se equipara con la inmensidad. La insignificancia puede tener una connotación potencial y fértil, ligada al estado de contemplación, o experimentación directa frente a los acontecimientos de la naturaleza; o sea, cuando esta ligada a los designios del pensamiento, y los mandatos del corazón y su profundidad inexplorada. Quizás se trate acaso de una relación de opuestos con una magnitud similar a la del amor y el odio. No me hagas caso, esta es parte de una carta aún mas extensa que sigue en construcción y no voy a enviarte.

¿Alguna vez pensaste que animal se asemeja a vos? No se si alguna vez te comenté pero yo me siento como un tapir. Se trata de un animal de dudosa belleza lejanamente emparentado con el caballo y el rinoceronte (y extiendo mi asociación también a la familia del chancho y del elefante). Es un animal que aparentemente ha quedado a medio camino en la evolución de su especie (no es ni una cosa ni la otra, o es todas al mismo tiempo), y a pesar de su “fealdad”, como toda creación de la Naturaleza, tiene el don de sabiduría. El tapir come plantas indiscriminadamente para alimentarse, y siendo que entre ellas hay varias venenosas su cuerpo e instinto naturalmente busca el antídoto para no morir...es así que come tierra y salva su vida.
Seguro no entenderás nada con esta analogía que hago, pero quizás entiendas si te digo que el ángulo desde el cual me asemejo principalmente en este momento, es en aquel de la mente, la cual es alimentada con pensamientos de todos los matices, entre ellos, muchos con carga nociva; así es que escribirte (entre otras acciones) es como comer tierra, es un antídoto y una forma de preservarme, y es también una re-valorización de la insignificancia existencial en la que me siento, una forma de convertir su sequedad en esencia fértil. También existe una sabiduría que la Naturaleza nos ha dado a los hombres, aquella que trasciende ligada a la voluntad.

Cada hecho, mirada o pensamiento se presentan como metáforas para resolver “un Laberinto” (el mío en este caso, y el de cada cual en particular)  al cual intuyo contenido entre un cúmulo de relaciones opuestas en constante movimiento y cambio según sean las relaciones que se generan con los otros y las cosas: la realidad y la ficción, entre lo interno y lo externo, entre el instante y la inercia, lo cotidiano y lo extra-cotidiano.
Se hace evidente en mis palabras que vivo en una ciudad regida por el caos, el conflicto y el exceso en todos sus matices; cada cual generador potencial del despertar virtuoso de todas aquellas ideas, pasiones y demás sensaciones (sin excepción) que pueda uno encontrar en los rincones de su ser.

Mas de una vez me descubro en una ficción que me confunde, es como si estuviese caminando por fronteras, estoy aquí y allá, a veces me dejo ver o otras nadie puede verme; y otras, me siento un verdadero idiota por saberme en este andar que yo mismo elegí con convicción.
Todo en mi vida esta regido por contradicciones, por un lado me siento construyendo una montaña fuertemente, y a la vez esta construcción por momentos la siento orientada hacia lo inestable, como si en realidad estuviera construyendo un castillo de cristal (o de cartas). Esta incesante incomodidad me genera un ir y venir entre la liviandad y la pesadez, alternándose en mi (a veces hacia  una, o la otra) el símbolo verdadero de liberación o de esclavitud.
Uno de mis temores generados por esta contradicción es el de la insignificancia, de quedar a medio camino, de haber vivido y que nadie sepa que he estado por acá (una especie de temor a la inexistencia), sin embargo y  paradójicamente, amo la clandestinidad. ¿Ya ves? Otra vez la contradicción, mi relación con el anonimato oscila entre el deseo y el repudio hacia ese derecho. Pero si, soy un ser anónimo, aunque mas que anonimato me gusta creer que soy un misterio, un ser secreto. Creo en esta magia, en lo que se muestra sin poner todas las cartas sobre la mesa. Lo que el anonimato tiene de maravilloso lo tiene también de apesadumbrante en su connotación de ser “invisible”, fluyendo desapercibido e irrelevante en lo cotidiano. Es un pasar sin acentos. Pues bien, he encontrado una verdad en esto y cada vez que aparece esta sensación de insignificancia como una “nada seca” (como mencioné mas arriba), recuerdo a Bachelard que en su Intuición del instante menciona que cuanto mas la nada se acrecienta, mas fuerte será y mas cerca esta el instante creador que rompa ese estado. En definitiva existir significativamente es una construcción lenta y progresiva en relación viva con quiebres abruptos e inestables, todo oscilando entre la insignificancia y la inmensidad del ser.

Creo que en esta ambigüedad se inscribe algo de maravilloso, y es  también la dimensión hacia el encuentro con lo imposible para cada uno.

Así, hablando de esta relación entre la nada y el instante recordé un momento memorable, una situación tan insignificante como trascendental, a una peregrinación profana le sucedió un instante creador:

Sucedió en el atardecer, ya estaba oscuro y yo viajaba sentado del lado de la ventanilla en el 74, un bondi que tiene un trayecto largo de punta a punta (una peregrinación desde sur hacia capital y viceversa) y en un fragmento en el cual entra por los barrios detrás de Lanús y Avellaneda, pasamos por una carnicería en la cual vi toda una metáfora existencial. La insignificancia cobra sentido en momentos como este, cuando no estas esperando nada y aparece lo verdadero, en este caso puntual ligado una vez mas a la contradicción:
Descubrí una carnicería que se llamaba “El monje”… ¿Podes imaginarte? Mi  asombro aumentó cuando vi allí dentro una situación realmente excepcional: la gente estaba muy ordenada dispuesta en hilera de perfil contorneando los perímetros como esperando un “turno”, sin embargo  lo mas asombroso e inexplicable (lo que hizo que se distinga esto mas que el nombre) es que en esta espera no miraban a la carne ni con la mirada ni, reitero, con el cuerpo, sino que estaban dispuestos en una dirección lineal paralela e indiferente a la vidriera donde se encontraban los sanguíneos ejemplares alimentarios.
Creeme que esto es inexplicable, si hay un atractivo al entrar en una carnicería, es el hecho de ver la carne para elegirla, y también el hecho de ver al carnicero cortando la carne. Por ello la relación entre un monje y una carnicería me resulta del todo intrigante. Volví a mirar el nombre (necesitaba re-confirmarlo): “El monje”, y todo fue mas surrealista aun, ¿que clase de carnicería se llama El Monje?, y ¿a que clase de carnicería va gente que no mira la carne que esta por comprar?, todos estaban haciendo una fila en actitud “mística”, como si fueran a recibir “una ostia”.  Varias preguntas comencé a hacerme, algunas no puedo mencionar por respeto, y otras se relacionan con la paradoja entre un carnicero y un santo, finalmente creo que mas que una carnicería santa se trataría de extraterrestres, y su plataforma de viaje a otros mundos...

Definitivamente cualquier análisis empobrecería la dimensión que ha alcanzado este fugaz hallazgo entremezclado con la cotideaneidad, podrás vos elaborar tu propias interpretaciones,  la imaginación es ilimitada y sobrevuela al misterio que fabricamos con la realidad, y la realidad es ambigua.

Retomando, ya ves amigo, esta situación maravillosa vista desde el bondi ha salido de su insignificancia porque la hice trascender en este relato. La hice trascender a mi mismo, y es aquí donde radica uno de los mas valiosos aspectos de las relaciones humanas, en hacer de sus circunstancias simples momentos trascendentales y compartirlos, porque están hechos de todos, porque valen por todos y porque son iguales que cualquiera (parafraseando a Sartre). Por ello creo que el temor a la insignificancia del hombre esta compensado por un lado con el hecho artístico, y por el otro con la viva voz de los relatos entre las personas que se irán corriendo de boca en boca e irán cobrando nuevas formas, hasta quien sabe algún día convertirse en mito o leyenda.

En fin…

Escribir genera sentido sobre los fulgores que acontecen en mi mente, es una forma de encontrar el vacío.


Te arrojo un fuerte abrazo sobrevolado en ondulante zigzag por Hércules,

El Crudo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario